El pianista Alfredo Rodríguez y sus invitados abren la edición número 15 de Global Cuba Fest el sábado 5 de marzo a las 8 p.m. en el North Beach Bandshell de La Playa.

El pianista Alfredo Rodríguez y sus invitados abren la edición número 15 de Global Cuba Fest el sábado 5 de marzo a las 8 p.m. en el North Beach Bandshell de La Playa.

Cuando lo veo tocar el piano, Alfredo Rodríguez me parece más un percusionista que un pianista. Ni siquiera en “Bésame mucho” puede disimular la intensidad rítmica. Multiplica las notas vertiginosamente, recorre el teclado con manos de timbalero, golpea el pedal como si lo tuviera conectado al bombo de la batería y uno se pregunta si mueve la cabeza en círculos para entonarse o para evitar que se le monte una rumba.

“Al principio yo quería ser percusionista”, confiesa Rodríguez, nacido en La Habana en 1985, hijo del célebre cantante y compositor cubano Alfredito Rodríguez y su esposa, Mayra Salicio. “De niño, en los ensayos de mi papá en la casa, yo siempre me sentaba al lado del baterista”, cuenta. “A los seis años me llevaron a la escuela de música Manuel Saumell, donde tuve que escoger entre piano y violín, las llamadas ‘carreras largas’, porque para matricular percusión tenías que esperar a los 10 años. Escogí piano y pensé que iba a cambiarme cuando cumpliera los 10, pero luego no quise: ya estaba completamente enamorado del sonido del piano”.

Al cabo de casi un lustro sin presentarse en Miami, Rodríguez abrirá la decimoquinta edición del Global Cuba Fest, que FUNDarte y Miami Light Project inauguran el sábado 5 de marzo a las 8:00 p.m. en el North Beach Bandshell, de 7275 Collins Avenue, en Miami Beach. Con él estarán como invitados especiales Richard Bona, Tony Succar, Pedrito Martínez, Munir Hossn, Michael Olivera, Gilmar Gomes y Jorge Glem.

Global Cuba Fest cierra una semana más tarde, el sábado 12 de marzo, con doble función en el Miami-Dade County Auditorium también a partir de las 8:00 p.m. Los protagonistas serán entonces el pianista Jorge Luis Pacheco y el saxofonista Carlos Averhoff, Jr. El primero tendrá como invitada especial a Daymé Arocena, acompañados por Ramsés Rodríguez, Yorgis Goiricelaya y Otto Santana. Junto con Averhoff Jr. estarán Harold López-Nussa, Brian Lynch, Néstor Torres, Maggie Márquez y Ahmed Barroso estrenando el nuevo disco “Together”.

PHOTO [2] (14).JPG
El pianista Jorge Luis Pacheco tendrá como artista invitada a Daymé Arocena en la segunda noche del Global Cuba Fest el sábado 12 de marzo en el Miami-Dade County Auditorium. Foto Peter Vit/Cortesía de FUNDarte

“De hecho, el piano es un instrumento de cuerdas percutivas, tiene mucho que ver con la percusión; quitando esa parte, todo está en la mente, todo está en lo que uno quiere”, comenta Alfredo Rodríguez, que recuerda como influencia decisiva en sus años de la escuela elemental Manuel Saumell a la profesora Silvia Echevarría. “El piano es mi herramienta, pero cuando lo toco puedo ser un percusionista, y puedo ser también un pintor, y puedo ser lo que sea. Al menos así es como lo imagino”.

UN MENTOR LLAMADO QUINCY JONES

Rodríguez estudiaba en el Instituto Superior de Arte de La Habana cuando en 2006 fue al Festival de Jazz de Montreaux, en Suiza. Era uno de los 12 jóvenes pianistas invitados por el fundador y presidente del festival a tocar en su casa, donde conoció al legendario músico y productor Quincy Jones.

“De pronto recuerdo que apareció allí Michel Legrand, luego George Benson, y entonces el presidente del festival nos dijo que venía Quincy Jones y preguntó si queríamos tocar para él”, cuenta Rodríguez. “La respuesta de todos fue: ‘¡Pero claro!”.

Al terminar de hacerlo, recuerda ahora, tuvo la suerte de que Jones se le acercara a saludarlo.

“Me dijo que le había encantado, nos dimos un abrazo y dijo también que de alguna manera quería ayudarme”, relata. “Le di una dirección de email que teníamos [la familia] en Cuba, y fui tan bobo que no le pedí ningún teléfono ni ningún email a él. De hecho hay un pequeño fragmento de video que filmó uno de los amigos que estaban allí con nosotros, un australiano; es una suerte que ese video exista”.

Concluido el festival, Rodríguez regresó a La Habana y un mes más tarde recibió un mensaje del mánager de Jones.

“Quincy me habló muy bien de usted y me pidió que le preguntara cómo podíamos ayudarlo”, decía el correo. “Ese sí fue un momento crucial para mí, porque el otro había sido increíble, pero artísticamente”, subraya el pianista. “Con el mensaje este, mi papá y yo nos quedamos mirándonos como que… ¿y esto? A partir de entonces nos escribíamos, y ellos trataron… contrataron un abogado y todo, pero no lograron conseguirme una visa. De todas formas, me dijeron que si alguna vez yo lograba venir a Estados Unidos, que ellos tenían una puerta abierta para mí, que podían ofrecerme trabajo”.

La oportunidad llegó en 2009, a sus 22 años, cuando Alfredo Rodríguez padre, a quien acompañaba al piano, fue invitado a cantar en México. Le dijo que no iba a desaprovecharla y así fue: cruzó la frontera por Nuevo Laredo, se entregó a las autoridades migratorias y ya en Estados Unidos llamó al mánager de Jones, que hoy es también su mánager.

“Me arriesgué muchísimo, pero todo salió bien y mi vida cambió drásticamente”, dice. “Me buscaron una disquera que me firmó, y un booking agent. En Cuba casi no tocaba y aquí empecé a trabajar de inmediato; recuerdo que mi primer concierto oficial fue en el Hollywood Bowl, en el Playboy Jazz Festival, ante 18,000 personas”.

‘MI MÚSICA SOY YO’

Al comentarle que he leído su rechazo a la idea de que para tocar jazz auténtico hay que ser estadounidense, o brasileño para interpretar la samba, o europeo para la llamada música clásica, Rodríguez asegura que él no ve la música así porque tampoco ve la vida así.

“Yo toco lo que yo soy, y no es solamente música: soy una persona que a los 36 años ha vivido muchas situaciones que van desde mi familia, mis amigos, mi educación y mis profesores hasta mis decisiones, mis viajes”, explica. “Mi música simplemente se alimenta de eso: lo que hago es traducir mi vida a sonidos musicales. Entonces, me resulta muy complicado, cuando he tenido una vida llena de cosas tan distintas –porque ya en Cuba, aun con tantos años de aislamiento, venimos de un montón de cosas diferentes-, que venga alguien a decirme que soy jazzista, o músico cubano, o músico clásico porque eso fue lo que estudié en la escuela… Yo he tenido una formación muy abierta, y encasillar mi música sería encasillar mi vida”.

PHOTO [3] (14).JPG
El saxofonista Carlos Averhoff, Jr. y sus invitados estarán la noche de cierre del Global Cuba Fest el sábado 12 de marzo en el Miami-Dade County Auditorium. Foto Miguel A. Fdez Sánchez/Cortesía de FUNDarte

Entiende, sin embargo, que por las obvias necesidades del marketing, los promotores quieran encasillarlo.

“Me encasillan en el jazz creo por el carácter de improvisación que tiene mi música”, manifiesta Rodríguez. “Pero de alguna manera la música folclórica de todos los países, la música tradicional, la música cubana, se basan también en la improvisación, así que al final soy músico, y de ahí pa’llá que cada cual saque sus conclusiones. La experiencia me dice que quienes piensan como yo tienen el camino un poco más largo, porque estoy defendiendo algo diferente a lo que la sociedad propone. Pero lo que quiero es que cuando escuches mi música escuches a Alfredo Rodríguez”.

Eso sí, advierte: el espectador tiene que estar preparado para saber que va a oír una mezcla de un montón de cosas, algo que suena distinto.

“En el negocio que estoy eso puede ser complicado, porque muchas veces no saben dónde ponerte”, añade. “Para mí es un arma de doble filo, pero si tengo que escoger, creo que la opción ha sido mucho más favorable que negativa. No veo esto como ‘voy a hacer una canción que va a pegar’ o ‘voy a hacer una canción para ganar dinero’, porque al final va a sonar a eso, a dinero, y yo quiero que mi música suene a experiencia única”.

Desde que llegó a Estados Unidos ha tenido la suerte de viajar por muchos países y de colaborar con numerosos artistas, “y eso hace que tu vida cambie”, dice el pianista. Lo que no ha cambiado nunca, asegura, ha sido la pasión que le pone a cada concierto.

“Sé que si estuviera tocando ante 50, ante 100 o ante una sola persona, me desangraba”, asegura. “Y ante 18,000 igual. Cuando me preguntan qué deseo para el futuro, digo que nunca quisiera perder eso, porque esa pasión por el escenario me llena”.

Global Cuba Fest, sábado 5 de marzo 8 p.m., North Beach Bandshell (Alfredo Rodríguez e invitados), y sábado 12 de marzo 8 p.m., Miami Dade County Auditorium (Jorge Luis Pacheco y Carlos Averhoff, Jr. e invitados). Para adquirir entradas visite: https://fundarte.us/es/fundarte-event/global-cuba-fest-2022/

ArtburstMiami.com es una fuente sin fines de lucro de noticias sobre teatro, danza, artes visuales, música y artes escénicas.

× Conectate a nuestro WhatsApp Available on SundayMondayTuesdayWednesdayThursdayFridaySaturday

Tidak perlu diragukan lagi, bermain Situs Judi Slot Online Terpercaya 2022 Hari ini sudah menjadi incaranan banyak pemain. Karena hadiah jackpot slot online terbesar mudahs sekali untuk dimenangkan. Apalagi Anda bermain di Agen slot online anti kalah yang tepat seperti kami.